DE LOS IMPRESCINDIBLES QUE NO PODRÁS PRESCINDIR

Bienvenidos un día más al blog! Primer post del mes y último día del mes 🙂

 

El frío ha llegado definitivamente. No parece que vaya a volver, y últimamente el sol se ha cansado de salir. Es hora de invierno. Y de estrenar la nueva colección. Ya no tiramos de un jersey fino de entre tiempo y unos pantalones y zapatillas de verano. Es hora de jerseys de verdad, botas y bufandas. Pero no solo de ropa vive el hombre, también son necesarios los complementos. Aquí entran las tendencias y el qué es lo que se lleva. Átense sus cinturones porque el otoño (más bien invierno polar) ha comenzado.

Conocemos mucho acerca de lo que se lleva temporada tras temporada, sabemos que es lo último, el street style es el nuevo escaparate y hasta podemos comprar algo después de un desfile, el conocido fenómeno see-now, buy-now. 

Pero para empezar a hablar de tendencias necesitamos saber su origen y de cómo la moda se puso de moda. Todo empezó a mediados del S XIX, cuando un modisto francés llamado Charles Frederick Worth tuvo la genial idea de colocar en todas sus creaciones una etiqueta con su firma, como si estuviese firmando una obra de arte, la moda no deja de ser un arte). La idea tuvo mucho éxito ya que hoy se sigue igual. Eso era la moda, y aquel su comienzo.

El comienzo de esta industria, hace ya bastantes años, se basaba en aquel aficionado a la costura que empieza a hacer vestidos en el salón de su palacete parisino para sus amigas o musas y gente de la alta alcurnia, es llamado modista y tiene un éxito considerable. Ya sea Mariano Fortuny, Madeleine Vionnet o Cocó Chanel. Años después el término cambió, se empezaron a llamar diseñadores y abrían varias boutiques. Todo  era haute-couture, aunque se empieza a emplear el término de prêt-a-porter, o lo que es lo mismo, producción en serie y reducción de exclusividad. Una de ellas fue Elsa Schiaparelli. Empiezan los desfiles como parte fundamental del desarrollo de la firma y el estallido de las super modelos que tienen un poder increíble en el sector. Directores creativos, aviones que cruzan el charco, etc. Y al final del trayecto todo se reduce a un fast fashion, que genera más capital que el alto lujo, es más barato para el cliente y de calidad nefasta. Cosas curiosas que pasan en la moda. Antes, o París, o nada. Ahora, Internet, o nada. El “siempre nos quedará París” se ha reinventado.

Se ha pasado de producir piezas exclusivas diferentes e irrepetibles por encargo de clientes a producción en serie (prêt-a-porter), y de ahí a que en la moda rápida cada semana entra en tienda una nueva colección.

Las tendencias, o esa cosa que te ves obligado a seguir, surgieron hace ya unos años por el deseo de imitar y seguir a alguien en concreto. Es el caso de actrices, modelos, bloggers… o a lo que hoy llamamos influencers. Aquellas personas que se ponen algo y todo el mundo quiere seguir. Aquellas personas que las marcas saben que pueden confiar en ellas para promocionar un producto. Y eso que muestran se convierte en tendencia.      Esta tendencia, como la moda, es cíclica, se puede ver al cabo de los años de nuevo. Esto es lo bueno de la moda, que nada pasa de moda. Lo que es tendencia un año puede serlo al cabo de cinco.

ψ

Esta temporada hemos podido ver cantidad de tendencias, las cuales, la mayoría no eran nuevas. Las pudimos ver no solo hace dos o tres temporadas, sino hace bastantes años. La historia se reinterpreta modernizándose y las películas y el arte son la fuente de inspiración de los directores creativos.

Algunas de las tendencias más sonadas de esta colección son el traje de chaqueta, con todos sus patterns posibles, pata de gallo, príncipe de gales, terciopelo… los vestidos largos floreados y multicolores con efecto tapicería, o los lunares, una tendencia muy española.

1.- El estampado príncipe de Gales empezó a popularizarse gracias al duque de Windsor cuando era príncipe de esta región. Este estampado junto al pata de gallo, una variante de este mismo, son una tendencia clave de esta temporada tanto en versión low cost, como de lujo. Mango o Ermano Scervino se han unido a esta tendencia.

 

 

2.- Las bicicletas son para el verano y los vestidos de flores para el invierno (y para el verano, claro). De esto saben las grandes firmas, que se han unido a la tendencia veraniega por antonomasia. Tras la inspiración de esta tendencia se encuentran los cuadros paisajísticos con motivos florales, como los del pintor francés Monet. El gigante Inditex o Dolce and Gabbana abogan por las flores.

 

3.- Los lunares, aquella tendencia tan española, gracias a los vestidos de flamenca, es hoy un gran referente. Resaltan cualquier look por sencillo que sea, y aportan vitalidad al rostro. Firmas españolas como Loewe, o Uterqüe, filial de Inditex, no dudan en resaltar las raíces españolas.

 

4.- Los accesorios no son menos, por lo que siempre ocupan un hueco en las tendencias más importantes. Destacan los cinturones, boinas, pendientes… Los cinturones si son estilo corset, o fajín, mejor. Que resalten la cintura, imitando los corsets de época, es lo ideal. La aclamada liberación del corset, que vivió la industria de la moda a finales de la Belle Époque, y gracias al modisto francés Paul Poiret, parece volver. Zara o Intropia parecen no hacer mucho caso al cambio que llevó a cabo Poiret.

🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s